Una Mirada al Amor Romántico Parte Final


31 Y vio Jehová que Lea era menospreciada, y le dio hijos; pero Raquel era estéril.

32 Y concibió Lea, y dio a luz un hijo, y llamó su nombre Rubén, porque dijo: Ha mirado Jehová mi aflicción; ahora, por tanto, me amará mi marido.

33 Concibió otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Por cuanto oyó Jehová que yo era menospreciada, me ha dado también éste. Y llamó su nombre Simeón.

34 Y concibió otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Ahora esta vez se unirá mi marido conmigo, porque le he dado a luz tres hijos; por tanto, llamó su nombre Leví.

35 Concibió otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Esta vez alabaré a Jehová; por esto llamó su nombre Judá; y dejó de dar a luz.” (Génesis 29:31-35)

            Mi pastor José Bosque me ensenó hace muchos años atrás que el nombre de los hijos simbolizaba la forma en que estos personajes Bíblicos se sentían emocionalmente al momento de estos nacimientos. En el verso verso “31” vemos que Dios vio que Lea era menospreciada. Nunca pienses que Dios no sabe de los menosprecios que sufres. Al nacer su primer hijo Rubén, Lea confiesa que Dios había mirado su aflicción, lo cual era cierto, mas su énfasis estaba en ganarse el amor de su marido. Muchos de nosotros estamos ciegos a todo lo demás  y nuestro enfoque está en ganarse el amor de alguien que nunca nos amará, no importa lo que hagamos o no.

            Con su segundo hijo Simeón, Lea aunque sabe que Dios está con ella, lo cual debería ser suficiente, ahora declara su miseria. El énfasis continúa siendo en Jacob. Su identidad, como muchos de nosotros, estaba mezclada en ganarse el amor de otra persona fuera del amor fiel de Dios. Con lo importante que era el tener hijos en esos tiempos, aún su fertilidad no era suficiente para ganarse el amor de Jacob; el corazón de Jacob le pertenecía a Raquel. Nada cambió con su tercer hijo Leví; Lea declaró: Ahora esta vez se unirá mi marido conmigo, porque le he dado a luz tres hijos.” ¿Pueden sentir el dolor de Lea? Una mujer atada a un hombre que no la quería para nada. ¿Cuántos se identifican con Lea?

            Mas algo poderoso tomó lugar en el corazón de Lea cuando dio a luz a Judá. Esta vez, aunque Lea seguía amando a Jacob, su perspectiva ahora era diferente. Lea declaró lo que muchos de nosotros tenemos que aprender a declarar en la ausencia de una pareja en nuestras vidas. En el verso “35” Lea declara: “Esta vez alabaré a Jehová…” Para muchos de nosotros este es nuestro tiempo de aprender a alabar a Dios en medio de cualquiera que sea la circunstancia.

            Lea, recibió su lugar de honor; Dios se aseguró que ella tuviera un lugar especial en la historia de la humanidad. Nuestro adorado Salvador Jesús no vino del linaje de Raquel, no vino de la bonita, de la que a todo le fue bien, de la que recibió la atención, el amor de su esposo y el reconocimiento. Jesús vino del linaje de Lea, la rechazada, la menospreciada, a la que le faltaba la hermosura, la que fue humillada, maltratada e ignorada. Ese es el Dios al cual le servimos y en este día el escucha y ve tu dolor… no te ignora, mas te prepara para darte lo que nadie en este mundo puede darte…la manifestación y los beneficios de su amor incondicional en tu vida. ¡Nuestras mentes no tienen la capacidad de describir lo que nos espera hermanos! En este día entreguémonos a Dios y derribemos los ídolos de nuestros corazones. Comencemos con el ídolo del amor romántico; permitamos que Dios tome la corona de nuestros corazones.

Una Mirada al Amor Romántico Parte 5


            En el libro de Génesis vemos la historia de Jacob. En esos tiempos era aceptado el tener más de una esposa. Jacob se enamoró de Raquel, quien la Biblia describe como una mujer preciosa. Jacob se enamoró de esta mujer de tal forma que ofreció trabajar siete años para que el padre de Raquel, Laban, se la diera en matrimonio. Al cabo de los siete años Jacob estaba listo para tomar a Raquel como Mujer; pero Laban, su suegro, lo engañó y en la luna de miel le dio a Lea sin que Jacob lo supiera. Lea, parece ser, no era un mujer atractiva, mas era la mayor y la tradición de los tiempos era que la mayor tenia te casarse primero.

            Jacob tuvo que trabajar siete años más para ganarse a Raquel. Mas algo muy triste tomó lugar durante este tiempo; Lea se enamoró de Jacob, aunque Jacob a quien quería era a Raquel. Lea era la esposa de un hombre que soñaba con casarse y acostarse con otra mujer. Para Lea, el dolor era aun más grande, ya que esa otra mujer era su propia hermana Raquel. Lea entonces procedió a hacer lo que hacemos muchos de nosotros, a tratar de ganarse el amor de alguien que no la amaba. Mas en Génesis 29:31-35 vemos no tan solo el amor de Lea por su marido quien no la amaba, mas la revelación de Lea y la enseñanza que hoy se levanta como un precioso legado para todos nosotros.

31 Y vio Jehová que Lea era menospreciada, y le dio hijos; pero Raquel era estéril.

32 Y concibió Lea, y dio a luz un hijo, y llamó su nombre Rubén, porque dijo: Ha mirado Jehová mi aflicción; ahora, por tanto, me amará mi marido.

33 Concibió otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Por cuanto oyó Jehová que yo era menospreciada, me ha dado también éste. Y llamó su nombre Simeón.

34 Y concibió otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Ahora esta vez se unirá mi marido conmigo, porque le he dado a luz tres hijos; por tanto, llamó su nombre Leví.

35 Concibió otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Esta vez alabaré a Jehová; por esto llamó su nombre Judá; y dejó de dar a luz.”

Continúa…

Una Mirada al Amor Romántico Parte 4


            “Me quiere, no me quiere; me quiere, no me quiere; me quiere, no me quiere…” ¿Cuántos se atreven a aceptar que han jugado este jueguito solos en sus lugares secretos? El amor romántico, de todos los amores, es el más débil, ya que en momentos de tribulación no tiene suficientes músculos espirituales para seguir adelante cuando las cosas están malas, cuando la salud nos ha abandonado y cuando las presiones financieras nos atan. Increíblemente, aún en su obvia debilidad, es el amor al cual más énfasis se le da en las sociedades occidentales.

            El ídolo del amor romántico ha sido la causa de muchas vidas y sueños tronchados, suicidios y aún asesinatos. Quizás la gran mayoría de los hombres con los cuales trabajo han caído en el abuso de las drogas y el alcohol como resultado directo de envolverse en una relación romántica con alguien. Creo que no hay nadie que haya expresado la naturaleza de este amor como la famosa cantante Puertorriqueña Yolandita Monje en su canción, El Amor. Increíblemente aún seguimos buscando llenar el vacío de nuestras almas a través de este amor. Prestémosle atención a la letra de esta canción muy popular en la década de los ochenta. Disfrutemos de este video: http://www.youtube.com/watch?v=dLlwLYu6otg&feature=related.

            Cuantas veces hemos escuchado decir; “Cuando éramos novios era tan dulce y tan bueno, pero después que nos casamos…” ¿Sabes porque muchos se sienten así? Porque le hemos dado a este amor una posición que no le pertenece. No tan solo que no le pertenece, mas que no pudiera cumplir si aún quisiera. Dios y solo Dios es el que puede satisfacer nuestras almas completamente; mas muchos mueren buscando amor en todos los lugares incorrectos y nunca experimentan el poder del amor de Dios. Evaluemos la arrogancia de este amor en la próxima canción escrita por Raphael; veamos en este video la versión de la ya fallecida Roció Jurado: http://www.youtube.com/watch?v=UXs7ZdOtsMg.

            La pregunta obvia es: ¿Qué pasa cuando descubrimos que esa persona que tanto nos dijo que nos amaba de esta forma, verdaderamente nos ama muy poco en comparación con sus abarcadoras palabras? Solo Dios puede cantarnos una canción como esta y aún quedarse corto en expresar la magnitud de su amor por nosotros. Romanos 8:38-39 nos dice:

38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”

 

Continua…

 

           

Una Mirada al Amor Romántico Parte 3


             Hoy día hay muchos que se sienten tristes; sienten algo está mal con ellos porque no tienen con quien compartir una cena romántica o con quien tener intimidad. Hermanos y hermanas; le servimos a un Dios celoso, quien es el único que puede completamente satisfacer nuestras almas. Tenemos que aprender a estar solos con Dios. Tenemos que aprender a encontrar nuestra completa identidad en El, antes de pensar en bodas. Por eso es que muchos pasamos por tantas decepciones en nuestras relaciones, porque ponemos a un ser humano en el lugar que le pertenece a Dios.

            Ningún hombre, por más músculos que tenga y ninguna mujer, por más buena que esté, podrá nunca satisfacer nuestras almas completamente, Dios y solo Dios tiene el poder de hacerlo. ¿Por qué ustedes creen que hay tantos divorcios en Hollywood? Aún con los seres humanos más preciosos del mundo siguen divorciándose repetidamente. Cuando aprendamos a estar solos con Dios y a estar completos en nuestra aparente soledad, entonces estaremos listos para entrar en una nueva relación y un nuevo matrimonio santo en donde no buscamos que la pareja nos haga feliz, sino que ya somos felices en Cristo. En otras palabras, tenemos que aprender a estar felices solos con Dios primero. Si es nuestra nueva pareja experimentamos una mejoría en nuestra relación con Dios. Mas si esta nueva relación te aleja de los caminos de Dios, definitivamente que, como yo, haz cometido un gran error y haz convertido del amor romántico, tu ídolo. Esta es la perspectiva Bíblica… Dios demanda ser el primero, porque solo Él puede tiene la capacidad de tomar ese lugar en nuestras vidas.

Continúa…

Una Mirada al Amor Romántico Parte 2


              ¿Qué es lo que nos causa que nos envolvamos en relaciones? ¿Qué es lo que nos causa el pensar que si no tenemos a alguien con quien dormir en las noches nos morimos? ¿Qué es lo que nos causa sentir que sin una pareja no estamos completos? Hermanito, hermanita… ese es el poder devastador del amor romántico. A ese es el amor al cual se le han escrito tantas canciones. Estoy seguro que muchos de ustedes como yo, se acuerdan de los éxitos de José José, de Camilo Sesto, de Nelson Ned, de Roberto Carlos, de Sandro y de tantos otros. Todavía hoy este amor sigue siendo inspiración de tantos.

            Hoy día a los cuarenta y dos años y por primera vez en mi vida, no tengo a quien escribirle una postal de San Valentine. En mi cama solo están mis tres almohadas y mi perrito Pochito. No tengo a quien mandarle rosas, no tengo con quien calentarme en las noches frías o con quien salir en una noche romántica. Mas hoy día he aprendido lecciones muy duras de vivir. La Biblia nos dice en Génesis 2:18-24

18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.

19 Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre.

20 Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.

21 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.

22 Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.

23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.

24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.”

 

            Cuando leemos la Biblia, antes de estos versos, vemos que Dios establece que todo es bueno; mas por primera vez El declara que algo no es buen: “…No es bueno que el hombre esté solo…” Este fue el verso Bíblico que yo utilicé como excusa para casarme tan rápido. Mas perdí un punto aún más importante; Adán no necesitaba a Eva para estar completo, él ya era un hombre de propósito aún sin Eva. No es bueno que estemos solos, mas antes de Adán recibir a Eva, Adán aprendió a estar solo con Dios.

            El casarse es bueno; es algo precioso… amar románticamente es también algo que Dios nos ha dado para adornar nuestras vidas. El problema es cuando este amor se convierte en un ídolo. Cuando amar románticamente es tan fuerte, que toma el lugar de Dios en nuestras vidas. Dios creó a Eva de la costilla de Adam porque no era bueno que Adán estuviera solo; Eva vino a ser entonces  una ayuda idónea; una tremenda compañera. Su relación fue más allá del sexo. La Biblia no nos dice: “No es bueno que el hombre esté sin tener sexo.” Sino que la Biblia nos dice: “…No es bueno que el hombre esté solo…” Esto implica compañerismo y amistad primero, como base de la relación y claro, después de esto, todo lo demás. El sexo es bueno; es un regalo que Dios nos dio para disfrutarlo en la santidad del matrimonio; pero si el sexo es el enfoque de nuestros matrimonios, hemos perdido el propósito de Dios para con el mismo…

Continúa…

Una Mirada al Amor Romántico Parte 1


              Desde que tengo uso de razón siempre he estado enamorado. En “Kindergarden” estaba enamoradito de una niña que parecía una india preciosa. Claro que ella nunca se enteró de mi amor por ella. Ni yo mismo sabía lo que estaba sintiendo. Mis padres se mudaron a Puerto Rico en el verano del 1975 y fue en esa preciosa isla, en un barrio llamado Arenas, que me crié. Estaba yo en mi segundo año de escuela elemental cuando mis padres hicieron de Puerto Rico su hogar nuevamente. La Escuela se llamaba María R.C. Claudio. En Puerto Rico me enamoré de otra niña; ella para mí era tan preciosa; mas no tuve éxito con ella. Como romántico de nacimiento que soy, me la pasaba soñando despierto. Le escribí tantos poemas y cartas que creo nunca recibió.

            En Puerto Rico al pasar el sexto grado nos preparamos para comenzar nuestros años de Escuela Intermedia. Comencé ese tiempo de Intermedia en la Escuela Agripina Ceda. Durante ese tiempo mi corazón puso sus ojos en otra niña de nombre “Olga”. Le escribía y le cantaba en mi lugar secreto, pero también fracasé en mi intento por conquistarla. ¡Como duele!

            Ya estando en la escuela Superior “Franklin D. Roosevelt”, específicamente en las navidades del 1984 mi corazón se amarró a Ileana Cruz Velázquez, la que fuera luego mi esposa de dieciocho años. Con Ileana me casé a los diecinueve años de edad. En Diciembre 29 del 2005 mi Ileanita se fue con Dios. A mis treinta siete años edad me encontré solo. No pude resistir el estar solo por lo que muy rápidamente, apenas año y medio después de la muerte de amada Ileana, me casé nuevamente. Sin duda, el error más grande de mi vida; un error que todavía hoy lamento.

            Existen básicamente tres clases de amores: El amor Ágape, el cual es el amor incondicional. El amor Ágape es el que la Biblia nos llama a tener los unos por los otros; es el amor que describe a Dios… Su amor por nosotros es sin condiciones e independientemente de las circunstancias y eventos. De esa misma forma estamos llamados a amar, aún a nuestros enemigos. El amor Ágape no está en nosotros; sin Dios no podemos a amar de esa forma. La otra clase de amor es el Amor Filadelfia; este es el amor de la amistad.  

            Con esta pequeña serie quiero que le demos un vistazo a esta tercera clase de amor el cual conocemos como: El Amor Romántico, conocido también como el amor erótico.

Continúa…