Reflexión Sobre las Vanidades de la Vida


Dicen tenerlo todo, pero en realidad
no tienen nada. Son montes que se derrumban, playas preciosas con oleajes
peligrosos; desiertos a los cuales llegan vientos recios y sorpresivos, son espectáculos
que decepcionan y noches frías sin sabanas.

 

Dicen tenerlo todo, pero son tierra seca,
ríos sin agua, imágenes huecas y revistas viejas. La vida sin Cristo no es
vida; todo a la larga cansa. Los amigos, los mismos chistes, las mismas
esquinas y paisajes se convierten en una provocación al vómito.

 

Corro de las conversaciones vanas, de
las historias estúpidas, de los chismes y de las mismas quejas que como canciones
desafinadas entorpecen mis oídos. Que si el presidente no sirve, que las cosas están
malas, que si el gobierno no hace nada, que si la economía, que si nos quitan
el seguro social, que si no hay trabajo…hablan como si Dios no existiera, como
si no hubiese poder de arriba ya disponible, como si esta vida es todo lo que
representa nuestra existencia.

 

A la larga, lo que ayer nos entretuvo,
hoy nos aburre; lo que ayer nos inspiró, hoy nos avergüenza. La vulgaridad la
veo en “Facebook” casi todos los días, que si Fulano cogió esta, que si Perencejo
se lo hizo a la Prieta. Solo Dios llena nuestros vacíos, solo Dios enriquece
nuestra experiencia de padre, de hijo, de esposo y de amigo. Solo Dios es la
fuente de vida, sin El somos como hojas caídas del árbol, como fuentes secas y
como vestidos en la basura. Esos que un día convertimos en ídolos, hoy son
motivo de carcajadas y burla.

 

Ya tengo suficientes problemas,
suficiente putrefacción en mi alma por motivo de mi niñez, de mis experiencias,
de mi maldad carnal y de una mente expuesta a la impureza. ¿Para qué atraer más
excremento? Quiero más de Dios, de Su fuego, de Su Santidad, de Su amor y de
Sus formas. Sigo cayendo, me sigo levantando, me caigo otra vez y entonces El
me levanta. ¡Cuán paciente y severo es Dios conmigo!

 

Oh Dios mío,
aclara mi garganta, entona mi voz para cantarte, unge mi vida con tu amor, quémame
con tu fuego; prepárame para servirle a tu pueblo; remueve de mi vida todas las
piedras que me impiden cruzar al otro lado. Quiero más de ti, estoy ya cansado
de lo común; quiero tu sobrenatural presencia y tu inmedible poder en mi vida. Dame
estas cosas que te pido para beneficio de tu pueblo y para Gloria de tu Nombre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s