¿En el 2013 Qué haremos Con Dios?


2013-new-year-

           El final de un año y el comienzo de uno nuevo es un tiempo de mucha meditación interna para mi. Quizás a esta hora ya tengas tus resoluciones escritas para el 2013. Otros quizás ya están cansados de resoluciones debido a las tantas resoluciones que no pudieron mantener en años anteriores. Para otros, la transición de un año ha otro es simplemente una buena excusa para darse par de tragos. Al llegar Enero 2 se olvidan de todo el festejo y continúan su envolvimiento en su vida cotidiana.

            No tengo nada en contra de resoluciones y de establecer metas en la vida, mas he estado escuchando en mi espíritu las siguientes palabras: “Es tiempo de dejar de ignorar a Dios”. Este es un tiempo en donde el enfoque de nuestras oraciones tiene que ser el pedirle a Dios que establezca el primer mandamiento como una realidad en nuestros corazones. Romanos 5:5 nos dice:

“y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado

en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.”

 

            Debo de establecer claramente que sin el Espíritu Santo carecemos de la habilidad de amar, ya sea a Dios como también a nuestro prójimo. No existe oración más poderosa que la oración que se enfoca en un deseo genuino de lograr amar a Dios por encima de todas las cosas. La Escritura establece, tanto en los diez mandamientos dados a Moisés en Éxodos 20, como en el resumen de toda la ley dada por nuestro Señor Jesucristo en Mateo 22:36-40, que amar a Dios por sobre todas las cosas es la esencia más fundamental en la vida del hombre y la mujer de Dios. Hablamos mucho de la violación de otros mandamientos como el matar, el robar, el adulterar, el mentir, etc. mas hemos entrado en unos tiempos en donde estamos ignorando a Dios totalmente.

            ¿Cómo comenzamos este proceso de amar a Dios por sobre todas las cosas? En Romanos 5:1-5 vemos un proceso santo diseñado por Dios para llevarnos a la realización del primer y más fundamental mandamiento.

  1. Paz con Dios el Padre: Tenemos que, primero que nada, asegurarnos de que estamos salvos. La salvación es real y necesaria. No existe salvación sin fe; es la fe dada por Dios mismo lo que nos lleva a la salvación. Nadie se salva a su manera, ni por obras. Todos necesitamos a Jesús para la salvación de nuestras almas. Romanos 5:1 nos dice: “Justificados, pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestros Señor Jesucristo…”La justificación, quiere decir, lo que nos justifica delante de Dios como inocentes, es proveída única y exclusivamente por Cristo. Cuando la justificación toma lugar en nuestros corazones es cuando único experimentamos una verdadera paz en nuestras almas.

  2. Entrar en la Gracia de Dios: ¡La gracia de Dios es esencial! En el preciso momento en el cual confiemos en nuestras propias habilidades por encima de la gracia de Dios, es el preciso momento que marcará el principio de nuestra autodestrucción como individuos, como familias, como comunidades y como nación. La gracia de Dios es su favor, es lo que nos da las bendiciones que no nos merecemos y la que nos equipa para hacer lo que estamos llamados a hacer en nuestra existencia en esta dimensión de vida. La gracia de Dios es lo que nos mantiene firmes, sin dicha gracia nos espera el infierno, independientemente de las cosas grandes o pequeñas que logremos en este mundo. La gracia de Dios se manifiesta también en la vida de los impíos; mas mientras éstos no rindan sus corazones a Dios, su bendición será limitada a las materia del mundo, mas no tienen acceso a la prosperidad del alma. Romanos 5:2ªnos dice: “por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes…”

  3. Tener corazones que van tras la manifestación de la gloria de Dios: El daño más grande que se ha hecho en este mundo ha sido producto de religiones y teologías inventadas por hombres sin ningún fundamento Bíblico. En el nombre de Dios se han cometido muchas atrocidades en nuestra historia. Mientras más el hombre se concentre en sus propios poderes, habilidades e influencias, menos busca el poder de la gloria de Dios. Romanos 5:2b nos dice: “…y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.” Tenemos que pedirle a Dios que nos de corazones que no buscan gloria propia; corazones en donde todo ídolo ha sido derrumbado.

  4. Corazones que aceptan las tribulaciones como parte vital en nuestro crecimiento como hombres y mujeres de Dios: Hoy día muchas de nuestras Iglesia, las cuales deben servir como gimnasios espirituales, sirven como centros de entretenimiento en donde todo lo que se enseña se concentra en los placeres del hombre, la prosperidad material y el cómodo vivir. Estamos llamados no tan solo a buscar la gloria de Dios con alegría y gozo a su ves que nos gloriamos en los buenos tiempos, mas también a gloriarnos en las tribulaciones. Romanos 5:3 nos explica este fenómeno espiritual de la siguiente forma: “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;”

  5. Aprender paciencia:Sabemos que es la tribulación la que produce paciencia. Entonces, la pregunta adecuada en esta porción de mi artículo debe ser: ¿Qué es paciencia? La Paciencia es perseverancia, es aguantar las tribulaciones de esta vida sin queja. Mientras más nos quejemos, más nos falta aprender de las tribulaciones. La paciencia nos recuerda que no importa cuan malas se ven las cosas, al final de cuentas, si perseveramos, experimentaremos una total victoria.

  6. Experimentar victoria ante las pruebas: Es extremadamente importante el experimentar victoria en estas pruebas para el reforzamiento de nuestra fe. Romanos 5:4 establece que la paciencia trae como resultado la prueba. Mas no es que la paciencia nos de las pruebas, es que la paciencia nos da victoria entes dichas pruebas. La palabra prueba significa: “Alguien que ha sido aprobado; infiere alguien que ha pasado la prueba.” Como estudiantes, es fundamental que luego de estar en el salón de clases y escuchar las lecciones concernientes a los diferentes temas, que tomemos exámenes que prueben nuestro conocimiento. En las cosas de Dios, la tribulación produce paciencia y la paciencia nos ayuda a pasar dichas pruebas.

  7. Tener corazones llenos de esperanza de que adquiriremos todo lo que Dios dice sobre nosotros: Nunca podrá nacer el amor de Dios en nosotros sin el convencimiento pleno de que Dios es un Dios que cumple sus promesas. Esta esperanza en Dios es constantemente retada por Satanás y por el mundo secular, mas Romanos 5:5ª nos dice que “…la esperanza no avergüenza.” Es esta esperanza el puntillazo necesario para que el amor de Dios continúe creciendo en nosotros. El resto del verso en Romanos 5:5 nos dice: “…porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.”

           ¿En el 2013 qué haremos con Dios? La resolución más importante a esta hora es el que aprendamos el proceso de amarle por sobre todas las cosas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s