¿Estaremos de Seguro en los Últimos Tiempos? Parte 17


last-trumpet

 

 

Arrebatamiento o Segunda Venida

 

32 »De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. 33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. 34 De cierto os digo que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. 35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.” Mateo 24:32-35 (RVR 1995)

      A través de los años he escuchado muchas interpretaciones sobre estos versos. Jesús le dijo a sus discípulos en el verso treintaicuatro de Mateo veinticuatro: “De cierto os digo que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.” Obviamente Jesús no se refirió a la generación específica de los discípulos a los cuales les habló directamente; ya han pasado muchas generaciones desde esa conversación.

      También he escuchado que la “Higuera”, en este verso, representa la nación de Israel. Conectan dicha higuera mostrando señales de vida con el evento histórico de 1945 cuando Israel es nuevamente declarada una nación independiente. Entonces algunos establecen que desde el 1945 no pasará una generación antes de que acontezcan estas cosas. En el Salmo 90:10 vemos que una generación se compone de setenta años.

      El año Judío no tiene 365 días, sino 354. Si contamos setenta años desde el 1945, esto nos lleva al año 2015. Mas el calendario Judío, con solo 354 días, nos quita poco más de dos años; lo que significa que la segunda venida de Cristo debería estar preparada para este año del 2013.

      El problema es que no ha sucedido el arrebatamiento de la Iglesia ni la Gran Tribulación, la cual dura siete años. La Biblia no tiene errores, por lo que es obvio que Jesús no estaba hablando, ni de la generación de los discípulos, ni de la generación del 1945. ¿A quién se refería Jesús?

      Al seguir este estudio de Mateo veinticuatro concluyo que Jesús está hablando de la generación que se encuentra en el medio de La Gran Tribulación, la cual como dije, so lo dura siete años.  Mateo 24:36 establece que nadie sabe del día ni de la hora sólo el Padre; mas los próximos tres versos  nos describen los tiempos que marcan el preámbulo de la segunda venida de Cristo:

37 Pero como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre, 38 pues como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del hombre.” (RVR 1995)

      El Gran Diluvio fue un evento catastrófico. El diluvio representó una exterminación de la humanidad a consecuencia de la severidad de la abundancia de pecado. Los días de Noé fueron tiempos de mucho pecado sobre la tierra; tanto pecado que Dios solo salvó a ocho personas de dicho diluvio. En la historia de la humanidad no ha habido un tiempo tan malo como lo fueron los días de Noé. Sin lugar a dudas que si el diluvio tomara lugar hoy, mucho más de ocho personas entrarían en el Arca; no por nuestros propios méritos, mas por la obra redentora de nuestros Señor Jesucristo.

      La Segunda venida de Cristo tomará lugar durante unos tiempos aún peores que los de Noé. Por eso es que Cristo llama a esos tiempos La Gran Tribulación. Mas estos tiempos se comparan específicamente a los tiempos de Noé, debido a que la actitud del hombre durante la segunda venida de Cristo será la misma que fue durante  el diluvio. Estas son las características de los tiempos del diluvio:

1. Vivirán sus vidas normales comiendo, bebiendo y casándose, completamente enajenados de las cosas de Dios.

pues como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento…” (RVR 1995) Mateo 24:38

2.  Vivirán sus vidas sin entendimiento de los tiempos. La segunda venida de Cristo los tomará completamente por sorpresa.

 

y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del hombre.” (RVR 1995) Mateo 24:39

 3. En el diluvio la Biblia describe una exterminación total de los pecadores de sobre la faz de la tierra.

   El interpretar estos versos Bíblicos y señalar que describen el rapto no responde al patrón Bíblico de Dios como establecimos anteriormente. El aceptar estos versos como versos del arrebatamiento de la Iglesia es establecer que la Iglesia también fue juzgada juntamente con todos los humanos que se dejaron marcar con la marca del “666”. Este fascinante evento del rapto se basa en el arrebatamiento del pueblo de Dios… los muertos  y los vivos.

   Es importante que notemos que con la segunda venida de Cristo también veremos la exterminación de los pecadores, tal y como fue en los tiempos de Noé. Es por eso  que la Biblia hace un paralelo entre el diluvio y la segunda venida de Cristo. Esto es así ya que la Iglesia se prepara para el próximo tiempo en la escatología del mundo… el mundo se prepara para el Milenio. Mas antes del Milenio veremos desatarse la más grande y sangrienta guerra mundial…La Batalla de Armagedón.

Continua…

¿Estaremos de Seguro en los Últimos Tiempos? Parte 16


last-trumpet

 

La Segunda Venida de Cristo

 

23 »Entonces, si alguno os dice: “Mirad, aquí está el Cristo”, o “Mirad, allí está”, no lo creáis, 24 porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si es posible, aun a los escogidos. 25 Ya os lo he dicho antes. 26 Así que, si os dicen: “Mirad, está en el desierto”, no salgáis; o “Mirad, está en los aposentos”, no lo creáis, 27 porque igual que el relámpago sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del hombre.” Mateo 24:23-27 (RVR 1995)

      Como he dicho anteriormente, lo que hace de La Gran Tribulación, la Gran Tribulación es el hecho de que muchos le darán su vida a Cristo. Éstos rehusarán el dejarse marcar con la marca de la bestia, lo que significa que muchos no van a negar su fe en Jesús rehusando a su ves, el adorar al Anticristo. Aunque sabemos que habrá una masiva exterminación en contra de los Cristianos dirigida por el Anticristo; también muchos estarán vivos para la segunda venida de Cristo.

      Al comienzo de este capítulo veinticuatro de Mateo, Jesús habla de muchos que se harán pasar por Él. Esto es antes de La Gran Tribulación. Mas también tiene sentido que durante los tiempos de La Gran Tribulación también muchos intenten engañar a los Cristianos de ese tiempo para que salgan de sus escondites y puedan ser asesinados. Es por eso que Jesús le da un mensaje claro de cómo será su regreso. En Mateo 24:29-31 vemos una explicación y confirmación Bíblica de lo que estoy tratando de establecer:

29 »Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo y las potencias de los cielos serán conmovidas. 30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del hombre en el cielo, y todas las tribus de la tierra harán lamentación cuando vean al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. 31 Enviará sus ángeles con gran voz de trompeta y juntarán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.” (RVR 1995)

Aquí vemos claramente que:

  1. Estamos hablando del evento que sucederá inmediatamente después de la tribulación.

  2. Aquí vemos que Jesús viene de las nubes del cielo. El no estará en las nubes como en el rapto, Él viene desde las nubes.

  3. Fíjense que aquí no está hablando de ningún tipo de resurrección de los muertos.

  4. Aquí Jesús envía sus ángeles para juntar a sus escogidos de los cuatro vientos, éstos son los Cristianos en la tierra.

  5. También habla de juntar sus escogidos desde un extremo del cielo al otro: Estos son los Cristianos que fueron raptados y también los Cristianos que fueron asesinados durante la Gran Tribulación.

      Siempre pensé que habría una generación que no verá la muerte; la generación que se irá en el rapto. Mas aquí he descubierto que también habrá otra generación que no verá la muerte y esos son los que estarán aquí durante la segunda venida de Cristo.

Continúa…

¿Estaremos de Seguro en los Últimos Tiempos? Parte 15


last-trumpet

La Gran Tribulación

 

      El Cristiano está destinado a sufrir, ser Cristiano no es fácil. Muchos, aún hoy, están pasando por diversas tribulaciones. Así como el espíritu del anticristo ya existe, así también cierto nivel de tribulación también existe. Primera de Juan 4:3 confirma el punto que estoy tratando de hacer:

 y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y éste es el espíritu del Anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.” (RVR 1995)

 

      En Mateo veinticuatro nuestro Señor Jesucristo nos da una enseñanza sobre los últimos tiempos. Este capítulo se puede dividir en tres categorías:

  • Los tiempos antes de la Gran tribulación

  • La Gran Tribulación

  • La segunda venida de Cristo

      Antes de entrar en una discusión más profunda de Mateo veinticuatro déjame hacerte una pregunta. ¿Crees tú que el rapto viene antes de la tribulación, durante la tribulación o después de la tribulación? Lo creas o no, la respuesta a esta pregunta es una causa de división en el Cuerpo de Cristo.

      Si observamos el patrón Bíblico y aprendemos del carácter mostrado por Dios a través de la Escritura, fácilmente concluimos que es contrario al carácter de Dios el dejar que su pueblo pase por la Gran Tribulación. La historia de Noé nos dio un ejemplo de cómo Dios no dejó el justo pasar por el diluvio. Noé y su familia fueron los únicos salvos durante el diluvio universal. La historia de Lot, el sobrino de Abraham, también es un ejemplo de cómo Dios salva al justo y antes de desatar el poder de su juicio, el salva al justo.

      Tenemos que mirar a la Gran Tribulación, no tan solo como el tiempo del Anticristo, mas también como el tiempo en donde Dios derramará parte de sus juicios sobre esta tierra. Es por eso que estoy convencido de que, aunque sufrimos, nunca seremos parte de los juicios de Dios y la manifestación de su ira. El patrón Bíblico confirma esta doctrina.

      Entremos ahora al estudio de Mateo veinticuatro. Comencemos con Mateo 24:1-3

Jesús salió del Templo y, cuando ya se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del Templo. Respondiendo él, les dijo:

—¿Veis todo esto? De cierto os digo que no quedará aquí piedra sobre piedra que no sea derribada.Estando él sentado en el Monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo:

—Dinos, ¿cuándo serán estas cosas y qué señal habrá de tu venida y del fin del siglo?” (RVR 1995)

      Aunque Jesús en su respuesta habla del rapto, el rapto no es el énfasis de las preguntas hechas por los discípulos. Los discípulos preguntaron: “…¿cuándo serán estas cosas? En otras palabras, ¿Cuándo será la destrucción del templo? y ¿Qué señal habrá de tu venida y del fin del siglo? Evaluemos la respuesta de Cristo comenzando con Mateo 24:4-14; aquí Jesús describe los tiempos antes de La Gran Tribulación:

 

Respondiendo Jesús, les dijo:

—Mirad que nadie os engañe, porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: “Yo soy el Cristo”, y a muchos engañarán. Oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca, pero aún no es el fin. Se levantará nación contra nación y reino contra reino; y habrá pestes, hambres y terremotos en diferentes lugares. Pero todo esto es sólo principio de dolores. »Entonces os entregarán a tribulación, os matarán y seréis odiados por todos por causa de mi nombre. 10 Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se odiarán. 11 Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos; 12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. 13 Pero el que persevere hasta el fin, éste será salvo. 14 Y será predicado este evangelio del Reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.” (Reina Valera Revisada 1995)

El rapto representa el fin del tiempo de la Iglesia y el comienzo de la Gran Tribulación. El Evangelio será predicado por todo el mundo antes del rapto. Podemos decir que el rapto representa el fin de la era de la Iglesia. En los siguientes versos de Mateo 24:15-27 Cristo comienza a hablarnos de La Gran Tribulación:

15 »Por tanto, cuando veáis en el Lugar santo la abominación desoladora de la que habló el profeta Daniel —el que lee, entienda—, 16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. 17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; 18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. 19 Pero ¡ay de las que estén encinta y de las que críen en aquellos días! 20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en sábado, 21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. 22 Y si aquellos días no fueran acortados, nadie sería salvo; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. 23 »Entonces, si alguno os dice: “Mirad, aquí está el Cristo”, o “Mirad, allí está”, no lo creáis, 24 porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si es posible, aun a los escogidos. 25 Ya os lo he dicho antes. 26 Así que, si  os dicen: “Mirad, está en el desierto”, no salgáis; o “Mirad, está en los aposentos”, no lo creáis, 27 porque igual que el relámpago sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del hombre.” (RVR 1995)

En estos versos Jesús le está hablando a Cristianos, pero estos son los Cristianos que nacerán de nuevo durante La Gran Tribulación. Sabemos que Cristo está hablando de la Gran Tribulación ya que Él nos habla de la “… la abominación desoladora de la que habló el profeta Daniel.” Primero Jesús habla de la destrucción del templo, pero sabemos que la abominación desoladora no puede tomar lugar sin el templo. La abominación desoladora es el Anticristo proclamándose a si mismo como Dios.

Continúa…