Un Vistazo a Nuestra Historia Como Pueblo de Dios Parte 4


church_history_button

12 Jehová había dicho a Abram: «Vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Haré de ti una nación grande, te bendeciré, engrandeceré tu nombre y serás bendición. Bendeciré a los que te bendigan, y a los que te maldigan maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.» Génesis 12:1-3 (Reina Valera 1995)

 

Esta bendición tan ponderosa sería continuada con Isaac, luego con Jacob, José hijo de Jacob, Luego sobre Moisés, Josué, los Jueces, el Rey David, Salomón y los reyes justos. Esta bendición se vio claramente a través de los hombre que encontraron favor delante de Dios.

      Esta fue una bendición visible y tangible; obvia aún para los no creyentes. Esta fue la manifestación de la gloria de Dios, de su poder y de su gracia. Esta gloria afectaría la nación entera. Luego, al dividirse la nación, esta gloria se manifestaría solo a través de los reyes descendientes de David que hicieron lo bueno delante de Dios.

      El último rey que traería dicha gloria a Israel sería el rey Josías. Josías fue rey de Judá desde el año 639 antes de Cristo hasta el año 608 AC. La Biblia nos dice de Josías,

22  Cuando Josías comenzó a reinar era de ocho años, y reinó en Jerusalén treinta y un años. El nombre de su madre fue Jedida hija de Adaía, de Boscat.

E hizo lo recto ante los ojos de Jehová, y anduvo en todo el camino de David su padre, sin apartarse a derecha ni a izquierda. 2 Reyes 22:1-3 (Reina Valera 1995)

 

      Después de Josías vemos, prácticamente, el principio del fin para Israel. Israel (10 Tribus) fueron tomadas en cautiverio por los Sirios y luego Judá y Benjamín serían tomadas en cautiverio por los Babilonios.

      Al terminar el marco histórico del libro de Malaquías, último libro del Viejo Testamento, el mundo sería afectado por cuatrocientos años de silencio. Al comenzar este tiempo de silencio, aunque Israel está en cautiverio con Siria y Judá con Babilonia, todavía hay un rey en Judá descendiente de David y todavía el sacerdocio está en manos de los Levitas. Para cuando Cristo viene al mundo echo carne, el reinado está en manos de un descendiente de Esaú y no se sabe ni de qué descendencia son los sacerdotes. Israel está completamente fuera de control y dominada por el poderoso Imperio Romano.

      Estos fueron cuatrocientos años en donde no existió voz profética ni la gloria de Dios fue hallada. El pecado nos alcanza; en este caso, el pecado alcanzó a la nación Judía.

      ¿Qué pasó durante esos cuatrocientos años? Políticamente hablando otras naciones pasaron a ser las más poderosas y cada una de ellas tomó dominio de Israel, tal y como lo profetizó el libro de Daniel. Aunque Israel tendría reyes, éstos eran marionetas de las naciones en poder. Los reyes ya no eran descendientes de David y los sacerdotes ya no eran descendientes levíticos. La gloria de Dios ya no era más entre el pueblo de Israel.

      Aunque el pacto de Dios con Israel sigue activado hoy, Dios se preparaba para manifestarse al mundo de otra forma. Todo se preparaba para la llegada del Rey de reyes y Señor de señores. Jesucristo dividiría los tiempos. Una ves más vemos al Padre que no se da por vencido a pesar de nuestras terquezas. Su amor sigue insistiendo en amar, en salvar y en redimir.

      Jesucristo vivió entre nosotros treinta y tres años hasta que fue sentenciado a muerte de cruz. Jesús resucitó al tercer día y con ello venció la muerte y el pecado. El es el único que tiene poder y autoridad para salvar almas en este mundo. Jesucristo es la puerta; nadie llega al Padre, nadie vivirá eternamente en gloria, nadie entrará a la nueva Jerusalén, a menos que se arrepienta de sus pecados y reconozca a Cristo como Señor y Salvador. Mas El dejaría todo listo para el comienzo de la Iglesia.

      La Iglesia es el transporte, el vehículo, el arca del Nuevo Testamento  y lo único que sobrevivirá cuando llegue el diluvio del juicio de Dios sobre este mundo. ¿Quieres aprender más de su historia?

Continúa…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Author: angelcasiano

An independent thinker with a profound call to see the orthodoxy of the church and passion for Christ manifesting together. Angel was born in Brooklyn, New York in April of 1968, he was raised on the beautiful island of Puerto Rico where he earned his B.S. degree in Sociology with a minor in Education from the Inter American University in San Germán in 1991. That same year he moved to Jacksonville, Florida. After working construction jobs for a year and learning the English language, his first job working with foster-care children in the capacity of youth care worker was with Jacksonville Youth Sanctuary in September of 1992. With JYS he was promoted several times as group home supervisor, legal caseworker, and program director. While in Jacksonville, Angel studied a couple of martial arts styles. After earning his black belt, he became the founder of Good Fight Ministries as he used martial arts as an instrument to preach the gospel. In 2004 Angel was selected Martial Arts Instructor of the Year for the State of Florida and in 2005 Angel was inducted in the USA Martial Arts Hall of Fame where he also received the Christian Spirit Award. In July of 2005 Angel accepted his call to pastor a bilingual church in Winton, NC where he served for a couple of years. Five months later he lost his first wife to cancer in December of that same year. This initiated a deep valley of suffering in his life, a mountain of costly mistakes and the embracing of lifestyles of sin that are well documented through this blog. In August of 2012 Angel moved to Fairbanks Alaska with his wife Rayette Casiano and six children who are now adults. In Alaska, Angel continued his social work-related career and his ministry of preaching, teaching and writing. Angel is the author of two books, Hope for the divorcee: Forgiving and Moving Forward and 7 Banderas de Esperanza: La Bendición de Yokdzonot. In January 8th of 2020 Angel and his wife moved to Arizona.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s