Siguiendo a Dios a Nuestra Manera


Muchos creen que pueden seguir a Dios a su manera. Que pueden continuar con sus malas palabras, fornicaciones, borracheras, vulgaridades y violencias y seguir a Dios conjuntamente con sus estilos de vida vergonzosos.

Se han creído un Evangelio sin responsabilidades propias, sin necesidad de arrepentimiento, un Evangelio que no demanda cambios y que no pide perdón. Para ellos será un rudo y grotesco despertar cuando se den cuenta de su error.

No es que seamos perfectos, pero vamos tras la perfección. No es que seamos santos, pero vamos tras la santidad. No es que sepamos todos los misterios de la palabra de Dios, pero la estudiamos como si fuera oxígeno para nuestros espíritu.

La Biblia nos dice en Mateo 7:21,

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. (Reina Valera 1960)

 

En este mundo lo que verdaderamente es importante es la voluntad de Dios; no tus opiniones ni las mías. ¡Ayúdanos Señor!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s