El Final de las Denominaciones


Bible-Reading-Group-Photo

¡La Iglesia es una! La Iglesia Católica no se encuentra en la Biblia, tampoco la Bautista, Metodista, Presbiteriana, Pentecostal o ningún otro invento de hombre. La Iglesia primitiva no tenía nombre, ni tampoco buscaba nombre.

En Antioquía fue el primer lugar en donde fuimos reconocidos como Cristianos. Mas no se hizo en forma de reconocimiento positivo y respetuoso como tal. Por el contrario, se nos dio ese nombre en forma de burla.

La Iglesia de Cristo es real y poderosa, mas nunca fue ni será la voluntad de Dios que sigamos con estas divisiones. De igual manera, tampoco es la voluntad de Dios que nos unamos bajo falsas doctrinas. Recalco que hay unidades que no son de Dios, sino del diablo.

Las Iglesias primitivas eran establecidas por los Apóstoles bajo la simpleza del nombre de las ciudades en donde dichos grupos se reunían. Esos nombres no eran de importancia, eran simplemente puntos de referencia, ya que ellos reconocían el nombre que está por encima de todos los nombres, ese es, por si no lo sabes, el nombre de Jesús (Filipenses 2:9).

En su carta a Romanos, Pablo nos dice, “a todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos…” Romanos 1:7 (Reina Valera 1960).

Cuando se refirió a Corintios, Pablo nos dice, “a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo…” 1 Corintios 1:2 (RVR 1960)

En Gálatas se refirió “…A las Iglesias de Galacia” (Gàlatas 1:2) En Efesios 1:1 Pablo los llama, “A los santos que están en Éfeso.” En Filipenses, Colosenses y Tesalonicenses, vemos el mismo patrón sin excepción.

La Biblia es nuestra guía, es la verdad absoluta y el único libro con completa autoridad divina. Es nuestro trabajo como Cristianos el seguir esa Palabra con la ayuda de Dios. No es que seamos perfectos, pero buscamos, de corazón, el seguir la Palabra. En Juan 17:20-23 Cristo oró en presencia de sus discípulos y dijo,

20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,

21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.

22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.

23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. (RVR 1960

La unidad del Cuerpo de Cristo no es una recomendación, es un mandato que arde fuertemente en el corazón de nuestro Señor Jesucristo. Estas palabras fueron dichas por Jesús momentos antes de ser arrestado y luego crucificado. Son palabras con mucho peso profético y emotivo. Estamos llamados a,

  1. Ser perfectos en unidad: Esto solo puede pasar con almas salvas por Jesús y con la sana doctrina por la cuál los Apóstoles dieron sus vidas.
  2. A hacer obvio el hecho de que le pertenecemos a Jesús: El mundo está confuso, muchos saben que algo les falta, pero ellos no saben que. El mundo no sabe quienes son enviados por Dios, en otras Palabra, quienes son los verdaderos Cristianos, debido a la división en el Cuerpo de Cristo.
  3. A enseñarles, comunicarles y demostrarles al mundo la simpleza de la revelación de que Dios nos ama a todos: He escuchado muchas veces que el mundo no tiene tantos problemas con Dios, el problema principal es el dios que, nosotros la Iglesia, le hemos proyectado al mundo.

Concluyo que ninguna denominación cambiará de adentro para afuera. Por el contrario, las denominaciones se están poniendo peores. Escuchamos en estos días que la denominación Presbiteriana más grande de los Estados Unidos, enmendó su constitución para permitirse el casar a los homosexuales. La famosa denominación Pentecostal, “Church of God In Christ”, rechaza abiertamente el ministerio Apostólico y los sustituye por Obispos y rechaza también el ministerio profético. Como éstos hay muchos ejemplos más.

El cambio solo viene mediante la búsqueda de la verdad. Esa verdad solo viene de Cristo. A través de la historia de la Iglesia muchos hombre y denominaciones han divulgado sus versiones de la verdad; pero no me interesan las versiones de la verdad de hombres, me interesa la verdad de Cristo, firmemente establecida en su Palabra. No en doctrinas de hombres, no en prestigiosos seminarios, no porque lo dijo este o este otro doctor, no porque esta denominación clama estar conectada desde los tiempos de Pedro, o con este o este otro avivamiento, mas porque es confirmada en la preciosa Palabra de Dios. Yo veo, en el nombre de Jesús , que el día llegará cuando veremos el final de todas las denominaciones y veremos a Jesús retornar por una novia pura y perfecta en la doctrina del amor.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s