La Bendición del Arrepentimiento


d2a432737

Creo que parte del problema que tenemos en nuestra sociedad actual es que, en lo profundo de nuestros corazones, no vemos la necesidad tan grande que tenemos de cambiar. Si no hay necesidad de cambio, entonces no hay necesidad de arrepentimiento y si no hay necesidad de arrepentimiento, la cruz del calvario se hace vana. Gálatas 2:21 nos dice,

No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo. (Reina Valera 1960)

         Lo que este verso quiere decir es que si nosotros pudiéramos ser lo suficientemente buenos para ganarnos el reino, entonces en vano murió Cristo por nuestros pecados. La razón por la cual El murió por nosotros, fue porque nadie puede llegar al Padre sino a través de Él. Juan 14:6 nos dice,

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. (Reina Velera 1960)

         El creerte bueno es producto de un corazón lleno de arrogancia. La Biblia es clara, no hay tan siquiera uno bueno (Romanos 3:10). Todos hemos pecados (Romanos 3:23)

Satanás ha convencido a muchos de que no hay necesidad de cambiar y de que no hay necesidad de arrepentimiento.          Lamentablemente en muchas Iglesia se predica sobre muchas cosas, pero no sobre el arrepentimiento. El arrepentimiento para salvación es reconocer que en algo hemos fallado; conlleva el pedirle perdón a Dios y el reconocer a Cristo como único Señor y Salvador de la humanidad. Es por eso que el Evangelio es ofensivo; cuando todos se creen perfectos, buenos y sin necesidad de cambio, el Evangelio se convierte en un insulto.

         Romanos 2:4 nos dice que “… su benignidad te guía al arrepentimiento.” Hermanos, cuando nos encontramos en la presencia de Dios, cuando podemos ver y sentir su amor y cuando reconocemos como El nos saca de situaciones, como nos ha salvado la vida en situaciones en donde no hay explicación lógica para continuar con vida, en esos momentos en donde somos testigos oculares de su benignidad; es ahí en donde lo único que nos falta es el arrepentirnos. Es la pureza y luz de Dios la que revela nuestros corazones putrefactos. Jeremías 17:9 nos dice,

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

         En este día, no argumentes más con Dios, ríndete, dale tu vida, tu corazón, tu alma y voluntad. En este día pídele a Dios que te de la bendición del arrepentimiento.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s