Dejemos los Abortos Espirituales


IMG_2055

“Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” Mateo 16:18 (RVR 1960)

         La Iglesia no es perfecta, esencialmente porque todavía ni usted, ni yo, ni nadie en el Cuerpo de Cristo lo es. Tenemos problemas con el sistema, la estructura, problemas de doctrina, teología, interpretación, en nuestras propias familias, etc. No se necesita un doctorado en teología o mucha espiritualidad para darnos cuenta de los problemas.

         Esencialmente, la Iglesia protestante está más o menos en la misma situación que la Iglesia Católica en los tiempos de Martín Lutero. Pero insisto, que se le achacan muchas cosas a la Iglesia que son solo reflejo de la Ramera y no de la Iglesia verdadera. Este azote constante y generalizado en contra de la Iglesia no es de Dios y ni es una forma de ganarse a NADIE para CRISTO. ¿Cómo se sentiría usted si la gente constantemente ataca a su novia o esposa? Insisto que la arrogancia no es de Dios.

         La Iglesia es problema de DIOS y EL va arreglar las cosas; eso es una promesa divina. Hagamos nuestro trabajo como pastores para aplicar la realidad de Hechos 2:42. Hagamos los que nos toca, con esperanza, con gozo, sabiendo que somos parte de un equipo victorioso, una familia gloriosa y fuerte en CRISTO. DEJEMOS LOS ABORTOS ESPIRITUALES, el maltrato a las ovejas y seamos los padres que Dios nos ha mandado a ser. Ni las puertas mismas “del Hades prevalecerán contra la Iglesia”

         A mi el sistema, la iglesia institucionalizada me botó; siempre tuve problemas con ella, aún desde mis tiempos de infante como cristiano en La Casa del Padre, en donde vi el más grande despliegue de la falta de amor y padres espirituales; pero aquí estoy de pie, luego de tragedias, fracasos, pecados y caídas horrendas, no por la Iglesia Bautista, no por la Iglesia Pentecostal, no por este o este otro, pero por Cristo. Por favor, no me hablen, ni me acusen de religiosidad; simplemente amo la Iglesia.

         No somos héroes hermanos, no somos mártires, no somos originales, ni mejores que nadie, ni estamos pagando ningún precio, simplemente por que algunos nos contradicen en estos medios sociales, somos HIJOS de Dios y embajadores de su EVANGELIO.