Cuidado con la Arrogancia de los Hombres


IMG_2055

Le explique a este estudiante que, lo que nos hace parte de la Iglesia no es la denominación de la cual formemos parte; eso es un disparate. El formar parte de la Iglesia es un acto de misericordia de parte de Dios. Es el milagro más grande, eso es, el nacer de nuevo. Jesucristo nos dijo en Juan 3:3, “…De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” (Reina Valera 1960)

La Iglesia de Jesucristo no tiene absolutamente nada que ver con edificios y casas. Si Dios te escogió para salvarte, provocando que te arrepintieras de tus pecados, creyeras en el evangelio y recibieras a Cristo como Salvados y como Señor… eres parte de la maravillosa familia de Cristo.

Hermanos, la Iglesia está bien definida en la Biblia. La Iglesia tiene su propio gobierno (Efesios 4:11). La Iglesia tiene también instrucciones especificas. Hechos 2:42 nos dice, “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.” Todo comienza con perseverar en la doctrina de los apóstoles no en inventos de hombre.

Está claro que, 1) los miembros de la Iglesia son solo aquellos que han nacido de nuevo (Juan 3:3), 2) la Iglesia tiene su propio gobierno; existe orden (Efesios 4:11) y, 3) la Iglesia tiene instrucciones especificas comenzando con perseverancia en la doctrina de los apóstoles (La Palabra de Dios), perseverancia en la comunión los unos con los otros y perseverancia en las oraciones (Hechos 2:42). Estas son las instrucciones básicas de la Iglesia.

Existen también otras instrucciones que podemos ver claramente en las páginas de la Biblia. La iglesia es un gimnasio espiritual y un centro de capacitación en donde sus miembros se entrenan y capacitan para la obra del ministerio (Efesios 4:12). La Iglesia es también, una agencia de rescate; estamos llamados a ministrarle a los perdidos en lo que se conoce como la gran comisión (Mateo 28:16-20). La Iglesia tiene muchísimas más instrucciones que emanan de las instrucciones que ya he mencionado aquí.

Estas instrucciones no tienen nada en absoluto que ver con ninguna denominación o grupo. El problema es cuando ponemos estas denominaciones y grupos por encima de lo que ya está escrito.  Todo grupo que se autoproclaman ser los únicos que tienen la verdad, los únicos que son la Iglesia, son herejías y, todo grupo que minimiza la autoridad de la Palabra de Dios son herejías también. Hermanos, busquemos la verdad, confirmemos lo que creemos en las Escrituras y no nos dejemos engañar por la arrogancia de los hombres.