Deja de Invitar los Perdidos a la Iglesia 

No comments

El título de este artículo parece controversial y contradictorio, pero no lo es. Creo que perdemos muchas oportunidades de compartir el evangelio al invitar personas a la Iglesia. 

La iglesia no es un edificio; no se limita a un punto geográfico, estructura física específica o tan siquiera a un día u orario en particular. La Iglesia somos tú y yo. La iglesia es la familia de Dios (Mateo 12:46-50) 

Con este entendimiento, no invites a los perdidos a la iglesia, invítalos a tu vida. Invítalos a tu casa; preséntales el evangelio y prepárate para contestar sus preguntas. 

Sigue la estructura de Hechos 2:42, de comer juntos, de compañerismo, de oración y de la presentación de la doctrina de los apóstoles. Ámalos, diles la verdad sin temor. Si Dios los salva, lleva a cabo la gran comisión y pastorea sus almas. Si no son salvos sigue orando por ellos. Hermanos, somos la iglesia, no deleguemos más nuestra responsabilidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s