Los Frutos del Discipulado 10


Conclusión

Esta serie nos reta a todos, incluyéndome a mi. Creo que el punto más importante de toda la serie es que no hay separación entre la salvación y el discipulado. Si eres salvo, eres discípulo y, si eres discípulo eres salvo. Esta serie nos reta a mirarnos en el espejo y a hacer un inventario de nuestra propia fe; de lo que verdaderamente creemos. Ha analizar lo que creemos y pasarlo por el molde de la Palabra y no por religiones y doctrinas creadas por hombre. 

Estas 8 características del discipulado no representan lo que estamos llamados a ser, sino lo que somos. Estas características nos hacen llegar a una conclusión sencilla y terrible… o somos o no salvos. No hay lugar en el medio; este es el precio del discipulado, este es fruto del creyente. Si eres cristiano y nunca te enseñaron estas cosas; aquí están delante de ti para que las aprendas y para que las apliques; no tienes excusa. La aplicación de estas características es una cuestión de obediencia. Cristo nos dice, “Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, y mi hermana, y mi madre. Marcos 3:35 (RVR1960). En Mateo 7:21 Cristo también nos dice, “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.” (RVR1960)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: