7 Elementos de la Libertad del Discípulo de Cristo 6


La Oración

No importa cuan espiritual seamos la tentación es parte de la vida del cristiano. Vivimos en un mundo pecaminoso y nuestra propia concupiscencia nos sirve de enemiga. Santiago 1:13-16 nos dice, “Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. 15 Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.” (RVR1960) 

Una de las armas más efectivas en contra de la tentación es la oración. Las tentaciones casi siempre vienen en los lugares secretos o, en los lugares donde nadie nos conoce. Satanás sabe con exactitud como tentarnos efectivamente; lo que funciona para ti, no necesariamente funciona para mi y viceversa. Entonces es muy importante que mantengamos una vida disciplinada de oración para tener una buena defensa.  En Mateo 26:41 Cristo nos enseña este principio cuando nos dice,

Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.(RVR1960)

Aunque nuestra carne es débil, Cristo nos provee con sabiduría y nos da un arma defensiva, la oración. Es verdaderamente imposible el disfrutar de la libertad disponible para nosotros en Cristo; sino tenemos una relación intima con El. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s