¿Obligados a Diezmar?


diezmo

Debido a los abusos en lo que a los diezmos se refiere, algunos han tomado opiniones drásticas y han cancelado totalmente el tan siquiera hablar de este tema. El punto no es eliminar esto o aquello, simplemente porque se ha utilizado de forma incorrecta. Nuestra obligación como cristianos es el retornar a la Biblia y aprender lo que Dios tiene que decir sobre el tema. Claro que existen temas muy difíciles de entender, otros no están muy claros y hay temas en donde la Biblia parece guardar silencio. Mas sin embargo, cuando se trata de este tema de los diezmos, la Biblia es bastante clara.

         Para comenzar a desarrollar este tema creo que 2 Corintios 9:5-13 nos da toda la información necesaria para establecer una buena y sólida doctrina. El Apóstol Pablo, quien es el Apóstol de nosotros los Gentiles, le dice a la Iglesia de Corintios,

“Por tanto, tuve por necesario exhortar a los hermanos que fuesen primero a vosotros y preparasen primero vuestra generosidad antes prometida, para que esté lista como de generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; como está escrito: Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre. Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios. Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos;” 2 Corintios 9:5-13 RVR1960

         Podemos argumentar la validez del diezmo en el Nuevo Testamento. Podemos decir que ya no estamos bajo la ley establecida en El Viejo Testamento. La realidad es que es difícil encontrar evidencia bíblica que apoye el diezmo como una obligación. Mas, no podemos argumentar que, como Cristianos, estamos llamados a ser bondadosos. Como Cristianos, el dar es un reflejo directo de la condición de nuestro corazón. Estamos llamados a dar según nos propongamos en nuestros corazones y según lo que ganemos. Claramente no por obligación, mas con corazón alegre. Pablo también nos da una ley y es que el que siembra escasamente también segará escasamente.

         Entonces, ¿para qué damos en el Nuevo Testamento? Esto es controversial. Si estamos en una iglesia en donde las finanzas se utilizan solo para mantener al pastor y para mantener un edificio, estamos fuera de orden. Me acuerdo ser parte de una Iglesia en donde era motivo de testimonio el poder pagar el pago mensual al banco por dicho edificio. Luego no había dinero para nada más. No estoy en desacuerdo en que el que el pastor reciba salario; pero estoy en total desacuerdo con pastores ganando millones y con dos y tres casa, carros nuevos y aún hasta aviones, todo pagado por la Iglesia. Eso es un abuso y una vergüenza.

         De acuerdo a los verso bíblicos que acabamos de leer, podemos ver tres propósitos fundamentales para nuestra bondad: 1) Para suplir a los santos lo que le falte. ¿Sabía usted que en las iglesias descritas en el libro de Hechos nadie tenía necesidad de nada? (Hechos 4:34) Imagínense la magnitud de la bendición de esa Iglesia. 2) Para los pobres. Tanto el Viejo como el Nuevo Testamento nos da el mandato de cuidar de los pobres. El ignorar a los pobres no es de Dios. 3) Porque el dar glorifica a Dios. Una vez más digo, que aunque este tema de los diezmos y las ofrendas ha sido abusado vergonzosamente, en algunos sectores de la Iglesia, no podemos descartar nuestro llamado a la generosidad.

         Entonces concluyo que no se trata de eliminar asuntos controversiales y encerrarnos en nuestras propias opiniones, mas estamos llamados a ir a la Escritura y ser obedientes a lo que la Escritura nos dice que hagamos. Digo “no”, a la enseñanza de la obligación del diezmo, más digo “sí” a nuestro mandato, como Cristianos, a ser generosos de corazón y con actitud alegre.  Entonces puede que un hermano no sienta en su corazón el dar absolutamente nada. Ese hermano, como todo cristiano, tiene que ser discipulado y aprender las formas de Dios y no de los hombres. Puede que haya otro hermano el cual su bondad se limita a un 2% de lo que gana, quizás 5%, 10% y algunos hasta más. Tal y como crecemos en otros aspectos de nuestras vidas, también crecemos en la bondad.

         Nosotros como Cristianos estamos llamados a ser las personas más bondadosas del mundo. Estamos llamados a dar, a perdonar, a ayudar y aún a estar dispuestos a sacrificar nuestras propias vidas por el bienestar de otros. ¿Obligados a diezmar? No; pero el Cristiano maduro reconoce su obligación a la bondad.

La Cultura de la Crítica y los Ataques Personales en la Política y en la Iglesia


nbc-fires-donald-trump-after-he-calls-mexicans-rapists-and-drug-runners

El ambiente político es tóxico. Ya no se discuten ideas ni se ven debates respetuosos. Todo lo que dice el partido contrario se juzga como automáticamente erróneo, aunque sea algo bueno y correcto.        La política se concentra en ataques personales y en sacar a la luz lo más lodo posible para destruir el carácter y la reputación del contrincante. Los intereses del pueblo ya no se mencionan; no son prioridad. La prioridad es la destrucción del contrincante y el mantenimiento del poder y las riquezas que acompañan dicho poder.

         Nuestro actual presidente, Donald Trump, abiertamente confiesa que es cristiano y muchos evangélicos, algunos de gran renombre, lo han apoyado públicamente. Mas aquí tengo que expandir en mi preocupación, ya que esta cultura de la crítica y los ataques personales se ha infiltrado aún, en muchas de nuestras iglesias.

         Entiendo que el Presidente Trump es constantemente atacado por la prensa; mas ésta ha sido la realidad de todos los presidentes, especialmente en los últimos 30 años. No hay nada malo con la crítica constructiva y los debates inteligentes y lógicos; pero lo que vemos hoy día es una constante falta de respeto a nuestros líderes y, en este caso, una constante disminución de la dignidad de dicha oficina a manos del mismo Donald Trump. Sus ataques de medianoche a través del medio social “Twitter” contribuyen grandemente a la propagación de esta cultura de crítica y ataques personales.

         Si el presidente quiere defender sus puntos y su agenda política utilizando a Twitter para corregir malos reportes de la prensa, lo apoyo en dicha causa. Mas estos insultos personales, atacando apariencias físicas de mujeres y hombres, son respuestas infantiles, especialmente para un hombre de Dios. No hay absolutamente nada en la biblia que justifique que un llamado hombre de Dios, responda ha insultos con más insultos. Primera de Pedro 3:8-10 nos dice,

Finalmente, sed todos de un mismo sentir,

compasivos, amándoos fraternalmente,

misericordiosos, amigables;

no devolviendo mal por mal,

ni maldición por maldición,

sino por el contrario, bendiciendo,

sabiendo que fuisteis llamados

para que heredaseis bendición.

10 Porque:

El que quiere amar la vida

Y ver días buenos,

Refrene su lengua de mal,

Y sus labios no hablen engaño;

11 Apártese del mal, y haga el bien;

Busque la paz, y sígala. (RVR 1960)

         En la Iglesia, por otros lado, se siguen levantando grupos que también se han infectado con esta cultura de crítica y ataques personales. Todo lo que escriben constantemente apunta a lo que está malo con este o con aquel, con esto o con aquello. No digo que estamos llamados a ignorar a los falso profetas y maestros y a dejarlos predicar y enseñar en nuestras iglesias. Tenemos que exigir fundamento bíblico en lo que muchos de estos pastores están predicando y, si no es bíblico, rechazar sus enseñanzas. Mas no olvidemos que tenemos una responsabilidad de hacer discípulos, de predicar el evangelio, de ganar almas para Cristo, de hablarle al mundo del amor de Dios, del pecado y de la salvación que solo se encuentra en Cristo Jesús.

         Lo que quiero decir es que nos hemos concentrado tanto en criticar, que nos hemos olvidado del Mensaje y de la encomienda que tenemos como cristianos. En Mateo 24 la Biblia nos describe la cultura de los últimos tiempos y el aumento de los falso profetas. Nada de lo que pasa hoy nos debe tomar por sorpresa. La Biblia nos dice como manejar estos falso profetas, mas también nos dice de evitar contiendas. En Segunda de Timoteo 2:23 el Apóstol Pablo le dice a Timoteo, “Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas.” (RVR 1960)

         Le quiero pedir perdón a todos por las muchas veces que yo mismo he caído en cuestiones necias e insensatas. Les quiero pedir perdón porque en lugar de producir fruto de amor, produje fruto de contienda. No ignoro, bajo ninguna circunstancia, las obvias falsa doctrinas y las malas representaciones de Dios y de la Iglesia de Cristo; pero el Cristiano está llamado a amar, aún a sus enemigos. En ese amor es en donde he recibido la convicción de mi fracaso. Quiero amar como Cristo, caminar como Cristo y hablar como Cristo. Obviamente, estoy en este proceso; pero le pido a Dios que por encima de todo, nos enseñe a amarlo a El y a amarnos los unos a los otros; aún a los que nos odian.

La Depresión Por El Pastor Andrés Briceño Ruiz


15338634_720115708152729_7819872433113086802_n

La depresión es la combinación de la tristeza y la melancolía. Estos dos sentimientos a la larga producen el mencionado mal de la depresión. Cuando insistimos en declarar una visión triste del mundo, cuando somos víctimas de relaciones rotas y el perder algún ser querido o algo de valor, da lugar y abre puertas a este mal de la depresión.

         La persona que sufre de depresión manifiesta un carácter irritable, disminución del interés y placer de las actividades, falta de sueño, falta de energía y mucho sentimiento de culpa. A la larga, lamentablemente, también puede manifestar pensamientos de suicidio.

         Clínicamente, la ciencia busca resolver estos problemas mitigando esos sentimientos con fármacos, pero su origen es espiritual.
Veamos sus nombres: Depresión, nombre científico. Quebranto: nombre espiritual. (2 de Samuel 22:19, Salmo 18:18, Nehemías 2:2 y Job 21:17) 
Desventura: (Romanos 3:16 y Apocalipsis 3:17)
Abatimiento: Salmo 136:23, Proverbios 18:12 Lamentaciones 3:19 y Miqueas 6:14.)

         Esta enfermedad tiene su origen en la desobediencia. El desobedecer produce ruptura, quebrar algo, desunión, en el huerto del Edén Dios dio instrucciones de no comer del Árbol de la ciencia del bien y el mal. La desobediencia a este mandato trajo ruptura y quebrantamiento por eso en Hebreos 4:11 dice procuremos entrar en su reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia. Reposo sinónimo de descanso, tranquilidad felicidad.

         El recurso que se usa para no tener esta enfermad es la OBEDIENCIA. Cuidar el huerto es cuidar nuestra relación a diario con Dios y si no lo hemos aceptado
pedirle que entre a nuestro corazón. Descuidar es relación es ruptura, es rompimiento. La obediencia Dios y a su Palabra, nos permite estar dentro del huerto. La labranza es nuestra relación con Él a solas; cuando esto no se da la depresión entra.

         Recuerda ser obediente, las personas que practican la desobediencia dan lugar al quebranto (Depresión). Un abrazo su amigo pastor: Andrés Briceño .

El Evangelio no es Solo de Domingos


bible-study

El evangelio no es tan solo criticar, el evangelio es práctico y ofrece soluciones prácticas a los problemas de este mundo. El problema es que hemos confundido el evangelio con edificios, el estar unidos a una hora y un día de la semana específico para observar a otros ofrecernos el “show”, que conocemos como la Iglesia.

 

El evangelio no es un edificio ni un día u hora específica de la semana. El evangelio no es un sombrero que te pones o quitas de acuerdo a tu gusto. El evangelio es un estilo de vida; es la forma de vida aceptada por Dios. Aunque somos verdaderamente libres para creer y para hacer lo que nos da la gana; la Biblia nos advierte, “Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.” Primera de Corintios 10:23 (RVR 1960)

 

El evangelio nos une, como Cristianos, bajo la cultura de la Palabra de Dios. El Apóstol Pedro nos dice, “Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.” Primera de Pedro 3:8-9 (RVR 1960). El Apóstol Pablo nos habla de que somos ciudadanos del cielo. (Filipenses 3:20)

 

Creo que hoy día el anhelo por la fama de muchos los lleva a inventarse cosas que, aunque suenan espectaculares, inteligentes y hasta espirituales, no tienen absolutamente nada que ver con Dios. Estamos llamados a tener todos el mismo sentir; ese sentir no es emocional ni personal, es el sentir que va de acuerdo con lo establecido por los profetas del Viejo Testamento y los apóstoles del Nuevo.

 

El darle reverencia a la Palabra de Dios es darle reverencia a lo que El establece como verdad. Imagínate criarte con un padre al cual dices amar, pero ignoras completamente lo que él te dice. Imagínate, como convencer a los que están a tu alrededor de que amas a tu padre cuando no le obedeces en nada; cuando su palabra no significa nada para ti. Hermanos, no podemos separar la Palabra de Dios de Dios. El Apóstol Juan nos dice, “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Juan 1:1 (RVR 1960)

 

La razón por la cual muchos no respetan las cosas de Dios ni quieren nada que ver con Dios, es por la confusión que muchos siguen inyectando en la Iglesia. Muchas iglesias se han convertidos en clubes sociales en donde los miembros son los que establecen las reglas en lugar de, simplemente, escudriñar las Escrituraras para buscar lo que es real y verdadero y lo que no.

 

Me hablaba un hermano hace unos días, de su deseo de que lo que dice hoy sea recordado en veinte o treinta años. Le dije que ese no era mi sentir y que no creo que ese sentir sea de Dios. No me interesa que recuerden lo que yo tenga que decir, mas que recuerden que fui un hombre que, fielmente, trató de repetir el mensaje profético y apostólico el cual tiene el poder de transformar corazones, sanar almas, cambiar vidas, restaurar, edificar y formar espíritus rectos dentro de nosotros. No hay nada en este mundo con semejante poder… ¡Nada!

 

No sé que hará Dios con estos edificios tan grandes que llamamos Iglesias. Lo que sí sé es que nosotros somos la Iglesia. Lo que sí sé es que el evangelio tiene que ser real para nosotros mismos. Lo que sí sé es que si no traemos eso que identificamos como el evangelio ha nuestros lugares secretos; si eso que identificamos como evangelio no llega a la simpleza de nuestros hogares, todavía eso que conocemos como evangelio no se ha convertido en realidad en nosotros. Lo que tenemos es una religión de hombres carnales sin poder para cambiar a nadie. Todavía, si ese es nuestro caso, no hemos desarrollado una relación con nuestro Cristo amado.

 

Creo que estos son buenos tiempos para poner a prueba todo lo que sabemos; cuestionarlo todo y rechazar todo lo hemos aceptado como doctrina que no se ve claramente en las Escrituras. Es tiempo de exigirle a pastores y maestros que nos enseñen capítulos y versos que solidifiquen lo que están diciendo de parte de Dios. Este es un tiempo de leer y estudiar línea por línea y punto por punto TODA la Biblia. Reconociendo que somos el pueblo del Nuevo Testamento, mas reconociendo también, como divinas, las Palabras de Moisés, las palabras de los profetas y las canciones más poderosas en la historia de la humanidad; canciones interpretadas ha son de bocina; con salterio y arpa; con pandero y danza; con cuerdas, flautas y con címbalos resonantes… Selah.

 

La Sana Doctrina 2


SANA DOCTRINA

      La doctrina; eso es, lo que se enseñaba, eso es, la Palabra de Vida de nuestro Señor Jesucristo, que se manifestó a través de Moisés, los profetas y, a través de las melodías y preciosas letras de los Salmos, está al centro de lo que la Iglesia original aprendió y, a su vez, de lo que nosotros estamos llamados a aprender hoy y siempre.

         La doctrina, eso es la Palabra que se hizo carne a través de nuestro Señor Jesucristo, quien canonizó el Viejo Testamento y quien nos dio sus propias y directas palabras, no se escribieron para ser ignoradas; son el dibujo de lo que nuestras vidas están supuestas a reflejar.

         Ese mensaje… ese mensaje poderoso que el mundo rechazó y continúa rechazando; ese mensaje que el mundo tuerce, que el mundo mezcla con mentira y confusión, aún en púlpitos y salas de casa de Cristianos; ese es el mensaje que se respalda con poder de Dios para salvar almas, para romper maldiciones, arrancar iniquidad, perdonar rebeliones y pecados, redimir, transformar, sanar enfermos y liberar a los cautivos. A Tito, Pablo le ordena específicamente, “Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina.” Tito 2:1 (RVR 1960)

         Fíjese hermano ministro, que no estamos llamados a inventarnos nada; a enseñar nuestras opiniones u opiniones de hombres; el mandamientos es claro “habla lo que está de acuerdo a la sana doctrina.”

             Entonces la pregunta debe ser ¿Qué es la sana doctrina? Lo que amo de la Palabra de Dios es que, aunque no lo entendemos todo, hay ciertos temas que Dios ha hecho muy claros, la Sana doctrina es uno de esos temas.

         No tenemos que inventar nada o asumir que es esto o aquello. La Sana Doctrina se encuentra bien definida a través de toda la Escritura. Mas Tito capítulos 2 y 3, como otras porciones de la Biblia, contesta esta pregunta en detalles. La sana de doctrina es un patrón de conducta que va más allá de nuestras opiniones y culturas. No es una religiosidad externa, sino que fluye del corazón del hombre cristiano en su amor por la santidad de Dios. Hermanos, la sana doctrina no es una hopicrecia, ni intentos de ganarnos la salvación y el amor de Dios mediante obras, más una respuesta natural de hijos que desean demostrar su amor por Dios mediante la obediencia a lo que El establece como verdad y mandamiento.

Titos 2:2-15

Que los ancianos sean sobrios, serios, prudentes, sanos en la fe, en el amor, en la paciencia.

Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien;

que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos,

a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.

Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes;

presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad,

palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros.

Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos, que agraden en todo, que no sean respondones;

10 no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.

11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,

12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente,

13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,

14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

15 Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie.

Titos 3

Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra.

Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres.

Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros.

Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres,

nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,

el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador,

para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna.

Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero que insistas con firmeza, para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles a los hombres.

Pero evita las cuestiones necias, y genealogías, y contenciones, y discusiones acerca de la ley; porque son vanas y sin provecho.

10 Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo,

11 sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio.

         Fíjense hermanos que dejé que la Biblia misma les hablara a través de Tito Capítulo 2 y 3. El mensaje es claro y, si te tomas el tiempo para leer estas cartas apostólicas te darás cuenta que los apóstoles se enfocaron en enseñarles al pueblo a amar a Dios y amar al prójimo; ese el corazón de la ley.

         Tito 2:8 me da la conclusión sobre todo este asunto que he venido tratando en este artículo cuando Pablo nos afirma que, “Estas cosas son buenas y útiles a los hombres.” (RVR 1960) Somos ministros de un Dios bueno, cuyo mensaje es bueno y útil para transfórmanos y para transformar a otros… en el Nombre de Jesús.

         Que Dios te bendiga… tu hermano y amigo, Siervo Angel Casiano.

angelcasiano@aol.com

La Sana Doctrina


SANA DOCTRINA

Para aquellos que continúan minimizando la autoridad de la Palabra de Dios y le dan sinónimo demoniaco a los que aman la sana doctrina, hoy tengo Palabra para ti.

Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales. Primera de Timoteo 6:3-5 (RVR 1960)

         Mas aún con la evidencia de estos versos, existe un grupo de ministros que nos continúa describiendo como legalistas por nuestro compromiso de honrar la Palabra de Dios. Hermanos, la sana doctrina existe; no es un invento de hombre. Es importante hacer el punto de que el ateo no es el problema, éstos han hecho clara su posición. El problema son los que están dentro de nuestras congregaciones, activamente enseñando cosas que no son bíblicas como si fueran verdades de Dios. Primera de Timoteo 4:1 nos dice, claramente,

Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; (RVR 1960)

                 He escuchado decir que en los tiempos de la gloriosa iglesia original, solo el cinco por ciento de los miembros de la Iglesia  sabía leer. Entonces añaden que, dicha Iglesia dependía básica y exclusivamente del Espíritu Santo. Establecen argumentos en contra de la validez de la Palabra.

         Déjame establecer que no tengo ningún tipo de problema con que tengamos dependencia en el Espíritu Santo; por favor no distorsionen mi argumento en contra del suyo. Precisamente la realidad de la dependencia que debemos todos tener en el Espíritu Santo es lo que hace de estos argumentos efectivos y la razón por la cual pueden engañar a tantos en la Iglesia. Eso se deben a que los mensajes de doctrinas torcidas, siempre cargan verdad. Mas esa verdad esta mezclada con mentira. Hermanos, Satanás sabe que èl no se puede presentar ante el pueblo de Dios como Satanás, sino como Ángel de Luz. En Segunda de Corintios 11:13-15 el Apóstol Pablo nos dice,

Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. 14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. 15 Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras. (RVR 1960)

         Añaden y hacen argumentos apasionados para justificar que todo lo que la Iglesia necesitó para ser tan gloriosa, fue una sumisión total al Espíritu Santo sin necesidad de la Palabra, ya que, después de todo, el 95 por ciento de los hermanos y hermanos de ese tiempo era analfabeta… según ellos. Dicho argumento es débil y una falta de respeto a la Palabra de Dios.

         Nada le quitó al Espíritu Santo; sin Él no somos salvos y no tendríamos nunca revelación; pero tampoco le quitó autoridad a la Palabra de Dios. No podemos divorciar al Espíritu Santo de la palabra inspirada por El mismo.

         Si tomamos como verdad que el 95 de los miembros de la Iglesia no sabía leer, Pablo mismo mata el argumentó que intenta justificar este nuevo evangelio liberal. Segunda de Tesalonicenses 2:15 nos dice:

“Así  que, hermanos, estas firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por Palabra, o por carta nuestra.” (RVR 1969)

         No importa si la persona sabía leer o no, lo cierto es que el mensaje fluía y penetraba para transformar el espíritu y el alma del hombre.

 

Continúa para la conclusión de este mensaje… La Sana Doctrina 2

 

Esperanza


esperanza-24

Nada en el mundo tiene el poder de transformar una vida desde lo más profundo de nuestros corazones, solo Dios. Mientras el mundo progresa tecnológicamente, más deteriora espiritualmente, ya que cada vez se aleja más de Dios.

         Las estadísticas nos muestran que un millón de personas se quitan la vida alrededor del mundo todos los años. Cada 40 segundos alguien se quita la vida. Esto ha sido un aumento de 60% en los últimos 45 años. El suicidio es la tercera causa de muerte entre personas de 15 a 44 años de edad. Se espera que para el 2020 estos números aumenten significativamente.

         Aquí en el estado de Alaska, en donde me ha tocado vivir por los últimos tres años, el diablo está haciendo estragos. Aunque Alaska es el estado más grande de los Estados Unidos, la población no alcanza ni un millón de personas. Mas sin embargo, más del 50% de los suicidios cometidos en los Estados Unidos, entre niños y jóvenes de 15 a 24 años de edad, suceden el Alaska.

         La Biblia nos dice en Juan 10:10, “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” (Reina Valera Revisada 1960) El diablo es el dios de este mundo secular de acuerdo a Segunda de Corintios 4:4. Existen solamente dos agendas en este mundo, una de vida y la otra de muerte; si no estás con Cristo estás con el diablo.

         El evangelio, que significa las buenas noticias, nos ofrece vida en abundancia. Jesucristo vino a salvarte, a liberarte, a santificarte a restaurante y usarte poderosamente para su gloria. Nunca conocerás el propósito de tu vida sin Cristo; nunca llevarás a cabo dicho propósito sin él.

         Hoy Jesucristo quiere ser tu Salvador, tu Señor, tu Intercesor y tu Abogado. 1) Salvador porque sin él nos espera el infierno y luego el lago de azufre, 2) Señor porque él quiere mostrarte otro estilo de vida indescriptiblemente mejor que el nuestro, 3) Intercesor para protegerte y bendecirte en oración y, 4) Abogado para liberarte de la culpa de tú iniquidad y de la iniquidad que has heredado de tus padres. El Profeta Isaías habló del propósito de Cristo para con nosotros, cientos de años antes que Cristo caminara en esta tierra cuando declaró las siguientes palabras:

Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.

Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. (RVR 1960)

         ¿Sabías tú que Dios te conoce por nombre? Sabías tú que tiene propósito santo para ti? ¿Sabías tú que Dios te ama? ¿Hasta cuando seguirás huyendo de él? Le pido a Dios que en este momento, mientras lees estas palabras, el Espíritu Santo toque tu espíritu y te haga nacer de nuevo; que te dé una nueva vida y un nuevo corazón. El Evangelio es simple, queridísimo lector.

         Simplemente abre tu boca y arrepiéntete de tus pecado, confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, que murió y que Dios lo resucitó al tercer día. Invítalo a morar en tu corazón. Si dices esta oración, creyendo en tu corazón, serás salvo. Romanos 10:9-10 nos dice:

que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. (RVR 1960)

         No hay ningún pecado, por más malo tú crees que sea, que la sangre de Cristo no pueda cubrir. Si tienes preguntas sobre este tema escríbeme a angelcasiano@aol.com; aquí estoy a tus órdenes, Dios te bendiga.

Cuestionando y Contradiciendo la Palabra de Dios: Estrategia Antigua de Satanás


logos-logo

La Biblia nos dice en Eclesiastés 1:9 “…que no hay nada nuevo debajo del sol.” (La Biblia de las Américas). Esto se puede aplicar a las estrategia utilizada por Satanás a través de los siglos. La estrategia más efectiva y más antigua de Satanás se encuentra en Génesis 3:1-5.

Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Reina Valera 1960 (RVR 1960)

         Lo primero que hace Satanás es cuestionar la Palabra de Dios, “¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?” La Palabra de Dios se viene cuestionando desde el principio y se sigue cuestionando hoy. No es una sorpresa que la Palabra se cuestione por los de afuera, viene a ser un problema, cuando la Palabra se cuestiona o minimiza en nuestros propios púlpitos. En este nivel todo lo que Satanás quiere, es plantar una duda y quitarle autoridad divina a la Palabra de Dios.

         La segunda estrategia de Satanás es envolvernos en una conversación con él. “Y la mujer respondió a la serpiente…” No estamos llamados a tener conversaciones con Satanás, nuestra obligación es resistirlo, reprenderlo y cancelar las áreas en donde le hemos dado legalidad para atacarnos.

         La tercera estrategia de Satanás es contradecir la Palabra de Dios abiertamente, “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis.” Esto es una contradicción abierta a lo establecido por Dios. ¿Cuántas herejías no vemos hoy? Aún peor, ¿cuántos ni se dan cuenta de las herejías que se predican en sus propias Iglesias? ¡Es lamentable!

         Mas su estrategia no termina ahí; para cerrar con broche de oro, el Diablo ofrece una nueva “revelación” que no tiene nada en absoluto que ver con lo que Dios ha establecido como verdad; el diablo le dijo a Eva, “sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.”

         Fíjense como Satanás presenta una contradicción a lo establecido por Dios de una forma muy positiva y elocuente. 1) Serán abiertos tus ojos: Esto da la impresión de que Adán y Eva se estaban perdiendo algo. Ese algo era el conocimiento completo, no tan solo del bien, pero también del mal. Noten que el diablo tentó a Adán y Eva con el Árbol del conocimiento, no con el árbol de la vida. Quiere decir que desde el principio el hombre es más atraído por el conocimiento que por la vida misma. 2) La oferta de ser como Dios: Creo que de niños muchos de nosotros hemos querido ser como nuestros padres, ¿cuánto más la oferta de ser como Dios? Esto fue un ataque gradual, al punto, pero más que todo, efectivo.

         Hermanos, hay mucho que aprender de la Palabra de Dios; definitivamente que no lo sabemos todo. Pero debemos recordar que la revelación se confirma en la Palabra. La revelación no es algo nuevo; sino algo que siempre estuvo escrito, pero que no lo habíamos entendido. Hoy te animo a que continúes escudriñando las Escrituras; no ignorando a Cristo, no para llenar tu cabeza de intelectualidad, mas sabiendo que las Escrituras dan testimonio de Cristo. Juan 5:37-40 (RVR 1960); tu libertad y la mía dependen de la Palabra (Logos) de Dios.

Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Juan 8:31-32 (RVR 1960)

 

 

El Poder del Agradecimiento


cartas-agradecimiento

Existen tantos problemas en el mundo; las divisiones políticas, sociales y culturales parecen ser la orden del día. La prensa masiva de hoy día no ayuda sino que empeora el ambiente; su agenda liberal se alimenta de las crisis. La prensa presenta un constante argumento en contra de lo establecido y, aunque sí hay cosas que tienen que cambiar, el liberalismo ataca lo inmovible; los principios bíblicos, la moral y el respecto mutuo que nos ayuda a vivir en armonía.

En este momento estamos observando un derrumbe moral que como un cáncer, está matando a nuestros países. Es muy fácil, en medio de todo esto, perder la perspectiva y el gran poder que encontramos en el agradecimiento. En este mundo no hay nada más precioso y más importante que la presencia manifestada de Dios. Los malagradecidos NUNCA experimentarán la presencia de Dios. El Salmo 100:4-5 nos dice,

Entren por sus puertas con acción
de gracias,
por sus atrios con alabanza. Denle gracias; bendigan su nombre
5 porque el SEÑOR es bueno.
Para siempre es su misericordia,
y su fidelidad por todas
las generaciones. Reina Valera Actualizada (RVA-2015)

Creo que uno de nuestros problemas más grandes como seres humanos es que mientras más materialista somos, más perdemos la perspectiva de la vida eterna. Lo único que va a morir en nosotros es nuestro cuerpo; la esencia de nuestro ser nunca morirá. Si te has arrepentido de tus pecados, si crees en Cristo Jesús y si lo has recibido como Salvador y como Señor, vivirás con EL por siempre. Esa es la razón más grande para nuestro agradecimiento. Es dicho agradecimiento el que se convierte en la llave que abre la puerta de la presencia de Dios.

Quizás te preguntas, ¿Qué razón tengo para buscar la presencia de Dios? La presencia manifestada de Dios es la mejor medicina para la tristeza y para la depresión. Es en la presencia de Dios en donde encontramos plenitud de gozo (Salmo 16:11). Le servimos a un Dios poderoso, bueno, fiel y misericordioso. Ese es el corazón de nuestro agradecimiento. Hoy y cada día, no importa lo que pase, no imposta lo que digan y no importa lo que hagan, tómate unos minutos y medita en todo lo bueno que existe en tu vida y agradécele a Dios.

¿Opinión o Verdad?


verdad-font

Creo que es importante el establecer que la verdad no es cuestión de opiniones e individualismos, culturas, etc. La verdad es real, existe, es tangible, ha existido y existirá siempre. Juan 1:14 nos dice, “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad; y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre.” Reina-Valera 1995 (RVR1995).

         Cuando yo era chamaco criándome en Puerto Rico, escuché muchas veces que los que leen la Biblia se vuelen locos. ¡Qué acusación tan asquerosa y descarada! La Biblia es el libro más poderoso en la historia de la humanidad. Lo que hace este libro tan poderoso es precisamente el hecho de que es la Palabra de Dios.

         No niego que hay conceptos que son difíciles de entender; de hecho, muchos de los conceptos en la Biblia son imposibles de entender si todavía no has experimentado el nuevo nacimiento. Jesucristo lo explicó de esta manera, “Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; esto es, entre los incrédulos, a quienes el dios de este mundo les cegó el entendimiento, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.” Segunda de Corintios 4:3-4 (RVR1995).

         Esta ceguera del mundo, continuamente abre puertas a confusión y ha opiniones baratas. Solamente en Jesucristo encontramos la absoluta verdad. La verdad no se encuentra en partidos políticos, figuras de televisión, los famosos, célebres, ni aun en los que son altamente educados; si quieres encontrar la verdad abre tu corazón a Cristo y su Palabra.

         Ha esta lista debo también añadir que Dios no se somete a ninguna denominación. Toda denominación que abandona la Palabra como la fuente de verdad absoluta es una denominación que se ha infectado y apartado del camino de justicia. Son precisamente estas denominaciones las que Satanás utiliza con más fuerza para traer confusión al Cuerpo de Cristo, es un ataque que emerge desde nuestros propios púlpitos.

         Nosotros los discípulos de Cristo traemos nuestras biblias a nuestras reuniones; no de adorno, pero para confirmar que lo que dice el predicador está claramente confirmado en las Escrituras. La pregunta clave que te hago es esta, ¿En qué está basada tu vida, en opinión o en verdad?