La Mediocridad en la Música Cristiana


bored-in-church-e1345456327493

Quizás este artículo resulte ofensivo para muchos, pero espero que puedan entender y escuchar mi corazón. Cuando estaba en el mundo fui un amante de la música romántica. José José fue mi cantante favorito; me crié en Puerto Rico cantando sus canciones, cantando las canciones de Camilo Sesto y aún José Feliciano. Me encantaba la salsa vieja, El Gran Combo, La Sonora Ponceña, Tito Puente, Santana y La Fania y otros.

Al convertirme en Cristiano comencé a notar la mediocridad de la música en las Iglesias. ¿Dónde está la pasión? Le cantamos a una mujer con la pasión de Mark Anthony, pero le cantamos a Dios con frialdad. Música mal tocada, cantantes desafinados, músicos sin talento y peor aún, música sin unción. ¿Por qué? ¿Es que no hay talento en el pueblo Cristiano? Nos hemos convertidos en perezosos imitadores del mundo. El Salmo 32:7 nos dice:

“Tú eres mi escondedero; de la angustia me preservarás;

con cánticos de liberación me rodearás. (Selah)” (LBLA)

La música Cristiana está llamada a ser más que una entretención, está llamada a ser un instrumento de liberación. ¿Sabías tú que muchas de las profecías en la Biblia fueron cantadas por profetas? Sí, profecías cantadas que hoy son Palabra de Dios. El profeta llamaba al músico antes de profetizar. Hoy conocemos del profeta, pero no hablamos del músico que tocó las notas ungidas que inspiraron el alma del profeta. Segunda de Reyes 3:15 nos dice,

Mas traedme ahora un tañedor (Un músico). Y sucedió que mientras el tañedor tocaba, la mano del Señor vino sobre Eliseo. (LBLA)

La música Cristiana está llamada a tocarse bien y con excelencia. Si no eres cantante, no cantes, si eres músico, dedícate a ser músico; practica, edúcate y supérate en oración, en conocimiento Bíblico y en conocimiento musical.

Si en tu lugar secreto le quieres cantar a Dios; El escucha tu corazón y tus desafinaciones no importan. Mas si vas a ministrar al pueblo de Dios usando la música, entonces tienes que hacerlo bien. Nosotros no podemos ver tu corazón; nosotros solo podemos escuchar tu horrible voz y lo malo que tocas el instrumento. Verdaderamente que eres una distracción muy negativa. De seguro que tienes dones; todos tenemos dones, pero la música no es uno de ellos. El Salmo 33:3 nos dice,

Cantadle cántico nuevo; Hacedlo bien, tañendo con júbilo. (Reina Valera-1960)

Dios nos pide nuevas canciones; está cansado de lo mismo. Claramente estamos llamados a tocar bien y con mucho júbilo. El tiempo es ahora; Dios tiene las canciones para nosotros.

Yo sueño con una música Cristiana revolucionaria, con músicos extraordinarios, nuevos ritmos y nuevas melodías. Sueño con músicos que inspirarán el alma de los nuevos salmistas para profetizar la revelación profunda de Dios, descubrir los secretos del corazón del hombre y crear una atmósfera de milagros. Sueño con músicos que animarán al pueblo de Dios a hacer Su voluntad, a adorar a Dios en espíritu y en verdad y a causar que los perdidos reciban la bendición del arrepentimiento y la salvación de sus almas. Con esa música sueño y espero que me alcancen los años para escucharla.